Ir al contenido principal

Felicidad



A menudo encuentro gente que plantea el hecho de llegar a un punto inexistente como es el de la felicidad. Están empeñados en eso, como si se tratara de una constante que no puede variar y que se mantiene en el tiempo como se mantiene la luz mientras dura el sol.
La felicidad no es una constante, no es una linea en lo alto que podamos alcanzar y de la que nunca bajaremos. No es un tren que se coge y que te lleva a algún lugar diferente al mundo en el que vivimos.

La felicidad son momentos, instantes, que pueden encontrarse en el cobijo de un abrazo, de una sonrisa, en la voz de otra persona subyacente de una conversación interesante al ras del suelo de Madrid. También en la soledad, de vez en cuando, donde puedes dejar a tus pensamientos volar, y que se enreden entre los árboles, que suban hasta las nubes y que vuelvan porque ahí arriba hace frío.

La gente tan obcecada en encontrar una felicidad de mentira que por alguna razón nos han dicho que existe, cuando puede que su vida esté compuesta por pequeños momentos que ya les hacen felices. Pero no se dan cuenta, porque quieren la constante, lo imposible, lo inalcanzable. Y nunca se sacian, nunca será suficiente. Porque el ser humano parte de una avaricia amarga que hace marchitar hasta la más viva flor allá por donde vayan sus pies.

"Cuídate", "piensa en ti", "tú eres lo primero"... ¿qué clase de consejos son esos cuando solos, no podemos ser y no seremos? Que alguien me explique cómo la gente puede alcanzar determinados puntos de felicidad pensando solo en ellos mismos. 
La vida está compuesta de cosas importantes que te hacen sentir dentro del mundo o fuera de este. Lo más importante son esas cosas, las que compartes con otra gente y las que te llenan de sentimientos. 
Solos..., a ratos, 
supongo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Malta

Estoy a miles de kilómetros de casa,  del mundo, parece. A miles de kilómetros de mi vida,  de mi familia, de toda la gente a la que quiero. 
Ahora mismo el aire roza mi cuerpo, como cuando te acarician. Nadie mira a nadie, eso me gusta. La arena es como terciopelo, lo prometo, no puedo dejar de acariciarla, pero, a la vez, escuece. Se te escapa de las manos, como el tiempo. El tiempo de curarse, de curarse de cualquier cosa. 
Me quedaría en esta playa para siempre, sintiendo cómo el Sol se refleja en las heridas del alma. Quizá huyendo de todo lo que tengo, pero empezando algo nuevo. En mi mano hay un puñado de arena, el puñado de arena es la vida y la mano, los problemas. A veces, los problemas son tan grandes que estrujan la vida, y cuando te das cuenta, se acabó. Ahora ya no tienes arena. Eso no quiere decir que estés muerto, que tengas que tirar la toalla por algún sitio, como al que se le cae un papel y disimula sabiendo que se le ha caído.  Tienes que volver a coger arena, quizá gran…

Fuck society

Convencionalismos sociales... Todo el rato esto, todo el rato lo otro... ¿Y nosotros mismos cuando? Pues no lo sé, cuando queramos, supongo. Cuando seamos capaces de estar en una sociedad viviendo por nosotros mismos, mejorando el mundo... pero sin esas leyes que no están escritas pero sí que están impuestas. 
¿Y si resulta que todo lo que ve la gente no es del todo la realidad? Siempre llaman raro al que ve diferente, llaman loco al que actúa de otra forma, llaman enfermo al que no entiende, no sigue, no va, no viene. Sin embargo nadie se para a pensar. Un segundo... ¿Qué estamos haciendo?
Puedes ver la pared del color que te de la gana. Todo el mundo la ve blanca, pero tú la ves azul. ¿Qué? ¿Quién es quién para decir que? En realidad es tu pared. Te gusta azul. El blanco nunca te gustó. Pesados. Nunca me va a gustar el blanco. Nunca. Y eso no tiene por qué ser malo, tampoco tiene por qué ser bueno. Simplemente ES. Y siendo, me caracteriza. "Soy la que ve la pared azul". En el fo…

22.

No sé bien cómo te conocí, Porque no creo en las casualidades, También es difícil de creer que seas tan parecida y a la vez tan diferente. No sé bien cómo decirle a todo el mundo que, Mi amiga estudia medicina y que cuando lo hace; me encanta. Porque después siempre me gusta preguntar, ¿Qué has hecho? ¿Qué haces? ¿Qué harás? También me gusta escuchar cuando vienes a despertarme, Y me cuentas todo lo que has aprendido. Mi despertador y mi parte de cordura. No sé bien cómo cuidarte, Porque eso… nos pasa a todos cuando tenemos a alguien importante, También es complicado eso de tenerme a tu lado, ya sabes. No sé muy bien, pero que estés, siempre me calma. Mi almohada y desemejanza, para abrazar y observar, Aprender de ti. No sé si creo en el destino, También es arduo estar a tu altura, aunque sea igual que tú de tamaño, Mi pequeño estanque de paz.
Y siendo las cuatro fuerzas de la tierra ya solo cumpliendo veintidós años, eres lo más increíble que le ha podido pasar al mundo, aunque seas un secreto. No ere…