Ir al contenido principal

Cuento tibetano - Corazón roto.



Había una vez...

Una leyenda tibetana asegura que en una pequeña aldea de la meseta, sus pobladores tenían el poder de ver el corazón de las personas. Un día, un hombre joven, proclamó que él poseía el corazón más hermoso de toda la comarca.

Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaban en él máculas ni rasguños.

Sí, coincidieron todos que era el corazón más hermoso que hubieran visto. Al verse admirado el joven se sintió más orgulloso aún, y con mayor fervor aseguró poseer el corazón más hermoso de todo el vasto lugar...

De pronto, un anciano se acercó y dijo:
-"¿Por qué dices eso si tu corazón no es, de ninguna manera, tan hermoso como el mío?"

Sorprendidos, la multitud y el joven miraron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente, éste estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozos, y estos habían sido reemplazados por otros que no encajaban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares. A su alrededor, es más, había lugares con huecos, donde faltaban trozos profundos.

La gente no comprendía al anciano.
-"¿Cómo puede él decir que su corazón es más hermoso?", pensaban.

El corazón del anciano era un conjunto de cicatrices y de dolor. El del joven, en cambio, era inmaculado. Comprendiendo que lo estaban tomando casi como un loco, el anciano dijo:

-"Es cierto, tu corazón luce perfecto, pero, mira, cada una de mis cicatrices representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado. Muchos, a su vez, me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto. Hubo oportunidades en las cuales entregué un trozo de mi corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio, de ahí quedaron los huecos."

La  gente del pueblo lo miraba asombrados. El anciano prosiguió:

-"Dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los sigo amando y alimentan la esperanza de que algún día, tal vez regresen y llenen el vacío que han dejado en mi corazón. ¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso?"

El joven permaneció en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas. Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su corazón joven y hermoso y se lo ofreció. El anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo del suyo, ya viejo y maltrecho y con él tapó la herida abierta del joven.

La pieza se amoldó, pero no a la perfección, al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes.

El joven miró su corazón, que ya no era perfecto, pero lucía mucho más hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía con fuerza en su interior.



Por enseñarme tantas cosas.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Malta

Estoy a miles de kilómetros de casa,  del mundo, parece. A miles de kilómetros de mi vida,  de mi familia, de toda la gente a la que quiero. 
Ahora mismo el aire roza mi cuerpo, como cuando te acarician. Nadie mira a nadie, eso me gusta. La arena es como terciopelo, lo prometo, no puedo dejar de acariciarla, pero, a la vez, escuece. Se te escapa de las manos, como el tiempo. El tiempo de curarse, de curarse de cualquier cosa. 
Me quedaría en esta playa para siempre, sintiendo cómo el Sol se refleja en las heridas del alma. Quizá huyendo de todo lo que tengo, pero empezando algo nuevo. En mi mano hay un puñado de arena, el puñado de arena es la vida y la mano, los problemas. A veces, los problemas son tan grandes que estrujan la vida, y cuando te das cuenta, se acabó. Ahora ya no tienes arena. Eso no quiere decir que estés muerto, que tengas que tirar la toalla por algún sitio, como al que se le cae un papel y disimula sabiendo que se le ha caído.  Tienes que volver a coger arena, quizá gran…

Fuck society

Convencionalismos sociales... Todo el rato esto, todo el rato lo otro... ¿Y nosotros mismos cuando? Pues no lo sé, cuando queramos, supongo. Cuando seamos capaces de estar en una sociedad viviendo por nosotros mismos, mejorando el mundo... pero sin esas leyes que no están escritas pero sí que están impuestas. 
¿Y si resulta que todo lo que ve la gente no es del todo la realidad? Siempre llaman raro al que ve diferente, llaman loco al que actúa de otra forma, llaman enfermo al que no entiende, no sigue, no va, no viene. Sin embargo nadie se para a pensar. Un segundo... ¿Qué estamos haciendo?
Puedes ver la pared del color que te de la gana. Todo el mundo la ve blanca, pero tú la ves azul. ¿Qué? ¿Quién es quién para decir que? En realidad es tu pared. Te gusta azul. El blanco nunca te gustó. Pesados. Nunca me va a gustar el blanco. Nunca. Y eso no tiene por qué ser malo, tampoco tiene por qué ser bueno. Simplemente ES. Y siendo, me caracteriza. "Soy la que ve la pared azul". En el fo…

22.

No sé bien cómo te conocí, Porque no creo en las casualidades, También es difícil de creer que seas tan parecida y a la vez tan diferente. No sé bien cómo decirle a todo el mundo que, Mi amiga estudia medicina y que cuando lo hace; me encanta. Porque después siempre me gusta preguntar, ¿Qué has hecho? ¿Qué haces? ¿Qué harás? También me gusta escuchar cuando vienes a despertarme, Y me cuentas todo lo que has aprendido. Mi despertador y mi parte de cordura. No sé bien cómo cuidarte, Porque eso… nos pasa a todos cuando tenemos a alguien importante, También es complicado eso de tenerme a tu lado, ya sabes. No sé muy bien, pero que estés, siempre me calma. Mi almohada y desemejanza, para abrazar y observar, Aprender de ti. No sé si creo en el destino, También es arduo estar a tu altura, aunque sea igual que tú de tamaño, Mi pequeño estanque de paz.
Y siendo las cuatro fuerzas de la tierra ya solo cumpliendo veintidós años, eres lo más increíble que le ha podido pasar al mundo, aunque seas un secreto. No ere…