domingo, 24 de enero de 2016

Hug


Observar llorar me inquieta, 
me angustia,
me duele. 
Supone suplicio y pesar,
movimiento y desesperación.

Sensibilidad que peca de extremo,
empatía que siento en el corazón,
latente y ardiente,
que no cesa y no acaba.
No muere.

Existir cuando lo necesiten,
aparecer, surgir, brotar...
Persistir cinco minutos más,
quizá una hora,
la noche entera,
en vela; móvil entre los dedos,
tal vez le de por vibrar.

Y ser capaz de recorrer medio Madrid
a pulsaciones disparadas,
que no son nada comparadas
con el recio sentimiento de protección.
Y dar el abrigo de mis brazos, abrazos.
Y acompañar en la travesía al perdido,
y en lo perdido...
encontrar la travesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario