lunes, 13 de marzo de 2017

Vida y aprendizaje

                                                         General 1920x1200 rainbows road worm's eye view trees clouds wet water

La mayor parte de mi vida he estado perdida por profesores que no sabían hacer su buen papel y por mi desánimo infinito. Pocos han sido los que me han despertado un deseo. Nunca me ha gustado aprender, ni leer, qué inutilidad más cuando te obligan. Sin embargo, a pesar de no haberme leído ni un libro en toda mi etapa de secundaria, llegó mi curiosidad y sin que nadie me obligara, comencé a leer lo que a mí me gustaba leer.


“El saber es la consecuencia de un recorrido que todo sujeto ha de descubrir por su propia cuenta”. A mis veintitrés años, no creo haber vivido todo lo que se puede vivir porque eso es imposible, no creo haber aprendido todo lo que tengo que aprender, pero sí tengo un camino. Un camino lleno de piedras que puede que me las haya puesto yo misma, pero parece que nunca tiene fin. Es el drama de todos ¿no? Pero yo hablo de mi senda, de aquello que me hace saber y haber aprendido algunas cosas que otra gente no tiene ni idea, al igual que yo no la tengo de otra gente.

Y no son los conocimientos los que hacen a un ser humano, sino las vivencias, esos pequeños aprendizajes que emanan de ellas. A mí me importa tener que aprenderme párrafos para luego dejarlos olvidados en un examen unos años y que luego acaben en la basura. Me importa. Pierdo mi tiempo en ese sin sentido y luego salgo a la calle y pienso qué es la vida. Qué hago aquí, por qué la sociedad es de esta forma, por qué el mundo funciona de esta manera, qué puedo hacer para que cambie. Nadie te lo enseña, porque a nadie le interesa enseñarte eso. Solo te queda aprender por ti mismo, en tu camino, con tus vivencias, solo. La soledad es un camino por el que todo el mundo debería pasar, pero nunca para quedarse.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario