martes, 17 de noviembre de 2015

Un cumpleaños.



No tengo ninguna historia tibetana que contarte, tan solo tengo mi falta de experiencia y unas letras que pulsar.
Me has enseñado tantas cosas que el mundo debería felicitarte a diario, no por los años que cumples, sino por todo lo que eres;

Puerto de barcos perdidos,
luz de rincones sombríos,
respuesta de una pregunta.
Libro favorito que recomiendas,
canción que siempre cantas,
calor que notas entre mantas.
Agua fresca y viento suave...

Te felicito por un año más de tu vida y lo más importante: por hacer que todo lo que te rodea sea mejor. Porque no hace falta viajar para estar en otro sitio. Para mi, estar en otro sitio es como estar contigo.

Gracias por hacer que emplease mi tiempo en preparar esto, en hacer música.