martes, 25 de agosto de 2015

Fui, soy.


Fui persona que miraba trucos de magia y practicaba, pensando, por mi maldita impaciencia, que me saldrían perfectos a la primera y así podría sorprenderme y decir:
¡Lo has logrado Estela, haces magia!

Fui persona entregada a la competición, mi corazón siempre palpitó con fuerza para "llegar a ser", me estanqué en el intento. La fuerza entró en quiebra y el intento lo embargaron. 

Fui persona necia e ingrata, 
benévola y dependiente,
injusta y vacilante.

La juventud es una enfermedad que se cura con los años, dijo un tipo importante con barba y sombrero. Una dolencia que deja estela y me deshace... pues fui todo eso, y en este momento: nada. Más que de un pedazo de cacho de trozo de carne se siente cada persona, perteneciente al mundo que destruimos cada día, orgullosos y merecedores se ven de vivir aquí, de ser. Y yo... que ya fui muchas cosas, dejo de ver y me pregunto qué soy;

Ojos de mar con sabor a tranquilidad,
labios deshidratados y perdidos,
mapa con carreteras de dolor,
el error de dividir entre cero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario