martes, 7 de julio de 2015

La inexistencia de la libertad.





Definamos libertad como realizar algo por tu propia voluntad y asumir las consecuencias del mismo. Alguien es libre de ir a trabajar o no, pero si no va no tendrá dinero... ¿es  entonces plenamente libre?
"En otras palabras, aquello que permite a alguien decidir si quiere hacer algo o no, lo hace libre, pero también responsable de sus actos en la medida en que comprenda las consecuencias de ellos."

Y después de esa frase he llegado a una conclusión. Soy libre y a la vez no lo soy. No es libertad si algo es una necesidad, si algo te controla. Añadamos otro término: 
¿Libertad o coacción? Nadie pone una pistola en la cabeza a nadie y dice "¡como lo hagas, te mato!" (o sí), pero para mí hay cosas que son más poderosas que ese hecho.

Me pregunto si alguien se ha sentido libre alguna vez en su vida, pues solo al nacer nos están limitando, no elegimos nacer, no elegimos el momento ni elegimos en qué condiciones. Pero nacer es un regalo.
La libertad como concepto genérico juega a tener entretenida a la gente, curioso es que todo el mundo la busque pero ¿cómo es posible encontrar algo que no existe?

Si hablamos de personas con algún tipo de trastorno diré que son menos libres aún que los que no lo son. Presos de su propia persona. Y si todos somos presos de una vida y a parte tienes algo en ti que no está bien, ya tienes una doble carga difícil de desprender. Te encadenan al mundo y luego tiran la llave. Ahora... vive y di "soy libre". Podríamos decir que su "libertad" está más limitada que la de los demás en el momento en el cual ya no pueden hacer cosas que todo el mundo hace sin que haya unas consecuencias diferentes, consecuencias que se asumen pero que no se superan.

En cualquier caso siempre podremos ir a alguna parte, gritar e incluso sentir por un instante qué es ser libre. Tras ese ínfimo momento, tendrás que volver a la realidad donde te esperan los problemas, te espera la gente, la supervivencia... te espera tu vida, buena, mala o regular.

"...Hay miles de personas, corporaciones y grupos dedicados a regalar miedo para luego vendernos seguridad, a cambio naturalmente de que les cedamos nuestra libertad." (Esteve, 2010)



No hay comentarios:

Publicar un comentario